martes, 25 de noviembre de 2014

ESTRUCTURACIÓN ESPACIAL


ESTRUCTURACIÓN ESPACIAL
Joaquín Benito Vallejo  
(Ver: estructuración espacial – Cuerpo, mente, comunicación pag.  134 y sig,)

 


Espacio y cuerpo son indisociables. Viven el uno del otro. Se conforman mutuamente. El cuerpo ocupa un espacio determinado y el cuerpo se mueve en otro espacio. El espacio de su acción, de su interrelación, de su comunicación.

El espacio se configura mediante la acción y en relación al cuerpo. El cuerpo es el centro de esa acción. La acción es el movimiento.

El cuerpo y el movimiento se dibujan en el espacio, se esculpen, se diseñan, se coreografían, se musicalizan. El espacio queda así configurado, habitado, sensorializado, disfrutado, sentimentalizado, imaginado, humanizado por el movimiento.

Tanto la estructura corporal como el movimiento se han conformado y desarrollado como una adaptación a desenvolverse del mejor modo posible sobre una superficie sólida y un espacio aéreo. La tierra y el aire, -el cielo-.

Su control postural y su movimiento dependen de estos dos elementos.  La tierra significa la fuerza gravitatoria que tira de nosotros hacia abajo, nos enraíza, es el asiento que nos sostiene, nos da seguridad, nos mantiene en la realidad, nos ata, nos limita. El cielo es la dirección hacia la que nuestra energía se dirige para movernos, es la libertad, la ensoñación, el ideal. Cielo y tierra en lucha y en acuerdo permanente.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario